Psicóloga Infantil y Juvenil

La infancia y la adolescencia son dos etapas de desarrollo cruciales en las que a menudo se pueden dar situaciones problemáticas tanto para el niño/a como para su entorno. Enfocamos la terapia en estas edades como un espacio en el que:

Detectar las situaciones problemáticas

Acompañar al niño/a en el proceso de aprendizaje de habilidades

Trabajar juntamente con todos los elementos del entorno implicados

TDAH

Se trata de un trastorno neurobiológico caracterizado por la falta de control de determinadas áreas cerebrales sobre la conducta, afectando así la capacidad de atención y de control de la hiperactividad o impulsividad. La intervención sobre el TDAH es siempre integral e interdisciplinar.

Dificultades del aprendizaje

Entendemos por dificultades del aprendizaje aquellos trastornos que afectan directamente a la lectoescritura o a la lógico-matemática, cimientos del actual sistema educativo, y que, por ende, dificultan la adquisición de los conocimientos académicos básicos.

Fobias

Los miedos son frecuentes en la infancia y su manifestación suele ser evolutiva y pasajera. Hablamos de fobias cuando esos miedos conllevan una respuesta desproporcionada o desadaptativa que conlleva interferencia en la vida social, familiar o escolar.

Problemas del estado de ánimo

Muchos niños/as y adolescentes tienen miedos y preocupaciones y, de vez en cuando, se sentirán tristes y desesperanzados. Cuando estos sentimientos de tristeza o de miedo son persistentes en el tiempo y les afectan en su día a día entendemos que pueden ser debidos a algún trastorno del estado de ánimo como podría ser la ansiedad o la depresión.

Dificultades de comportamiento

Entendemos por dificultades de comportamiento a las formas inadecuadas o poco adaptativas que tienen algunos niños de proceder y comportarse frente a los demás o a su entorno. Estas deben ser persistentes en el tiempo y deben afectar al niño/a en su día a día.

Enuresis

Hablamos de enuresis y/o encopresis cuando existe una falta del control de esfínteres a una edad en la que se espera que el niño/a ya haya adquirido la suficiente maduración como para controlarlo. Se puede dar durante todo el día o solamente por la noche. Cuando el niño/a nunca ha sido capaz de controlar los esfínteres se habla de enuresis primaria y suele estar asociada a un problema de maduración biológica. No obstante, cuando las pérdidas se producen después de un periodo de continencia, se entiende que puede haber algún factor precipitante.

Habilidades sociales

Son las capacidades y estrategias que tiene una persona para poder resolver de forma eficaz una situación social. Estas habilidades pueden ser más o menos reducidas. El objetivo del trabajo en habilidades sociales tanto en niños como en adolescentes es fijar las herramientas que ya tienen y ampliar el abanico de estrategias para hacer frente a las situaciones sociales que nos encontramos en el día a día.

Ir al contenido